LA PALABRA PARA HOY Jueves 27.09.2018

Dijo entonces Eliseo: Oid palabra de Jehová: Así dijo Jehová:
Mañana á estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo,
y dos seah de cebada un siclo, á la puerta de Samaria. Y un
príncipe sobre cuya mano el rey se apoyaba, respondió al varón
de Dios, y dijo: Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo,
¿sería esto así? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos,
mas no comerás de ello. Y había cuatro hombres leprosos á la
entrada de la puerta, los cuales dijeron el uno al otro: ¿Para
qué nos estamos aquí hasta que muramos? Si tratáremos de entrar
en la ciudad, por el hambre que hay en la ciudad moriremos en
ella; y si nos quedamos aquí, también moriremos. Vamos pues ahora,
y pasémonos al ejército de los Siros: si ellos nos dieren la vida,
viviremos; y si nos dieren la muerte, moriremos. Levantáronse pues
en el principio de la noche, para irse al campo de los Siros; y
llegando á las primeras estancias de los Siros, no había allí hombre.
Porque el Señor había hecho que en el campo de los Siros se oyese
estruendo de carros, ruido de caballos, y estrépito de grande
ejército; y dijéronse los unos á los otros: He aquí el rey de Israel
ha pagado contra nosotros á los reyes de los Heteos, y á los reyes de
los Egipcios, para que vengan contra nosotros. Y así se habían
levantado y huído al principio de la noche, dejando sus tiendas,
sus caballos, sus asnos, y el campo como se estaba; y habían huído
por salvar las vidas.

2 R. 7:1-7

No os congojéis pues, diciendo: ¿Qué comeremos, ó qué beberemos,
ó con qué nos cubriremos? 32. Porque los Gentiles buscan todas
estas cosas: que vuestro Padre celestial sabe que de todas estas
cosas habéis menester.

Mt. 6:31-32